lunes, 4 de junio de 2012

mi otro Mendelsohn

 Os presento al prusiano Erich Mendelsohn (1887-1953), el único revolucionario nato de su generación, que no sólo se limita a rozar el expresionismo del Sturm und Drang postbélico, al igual que Gropius y Mies, sino que lo encarna bajo diversas tensiones a lo largo de su vida. Son palabras de Bruno Zevi, autor del mítico compendio Espacios de la arquitectura moderna, que le dedica la friolera de 25 páginas, antes de entrar en el capítulo del Racionalismo.
Fue más admirado que comprendido y un arquitecto aislado que trabaja fuera de las vanguardias y los círculos de la Bauhaus.



Aquí tenemos uno de los bocetos más publicados en la historia de la arquitectura. Este objeto turgente y telúrico nace de un arrebato febril de dibujar, buscar una forma y una imagen para la Torre Einstein de Postdam (1920) ¿cómo se puede encerrar en un pequeño papel toda la fuerza y la realidad de un espacio que está por constuir?



Fuera de toda convección, la Einsteinturm (ein stein= una piedra) es una estructura que equilibra el gesto creador con la objetividad funcional. Se entronca un observatorio con cúpula con un laboratorio subterráneo donde se miden los fenómenos espectográficos que tanto interesan a los científicos de la relatividad, entre ellos su amigo EF Freundlich, colaborador de Albert Einstein (quien no muy convencido del edificio construido a su nombre, se referió a éste como orgánico).

La torre afectada después de los bombardeos de la 2ªGM
Pero la lógica constructiva que pensó Mendelsohn no se sigue en esta obra: ¿verdad que pide a gritos unos encofrados y unas armaduras para tirar en masa el hormigón y moldearlo? pues no, resulta que se hizo de ladrillo y recubierto de cemento, por los recortes de la posguerra. A pesar de la trampa, no se perdió el concepto de concha protectora (de los instrumentos ópticos y espejos de la Zeiss) ni la representación del enorme dinamismo de la nueva ciencia y el arte.

Y una vez restaurada, sigue siendo la sede del instituto astrofísico Leibniz.
Como Einstein y Mendelsohn eran judíos, tuvieron que emigrar en 1933, la torre formó parte del catálogo de obras de arte degenerado y la fundación Einstein se clausuró. La camuflaron con pintura marrón y verde, cosa que le vino bien para que sufriera pocos daños en los bombardeos del 45. Con la caida del muro se hizo accesible y desde 1992 se puede visitar.
¿Quién me acompaña a ver esta maravilla?


En vez de escuchar la explicación en incomprensible alemán, seguro que interesantísima, creo que lo mejor es acompañar la visita con un poco de música degenerada, con esta maravilla de Korngold (ir a min 0:56)





10 comentarios:

  1. Fenomenal! Vaig ser a Postdam i no tenia ni idea que es podia visitar aquesta meravella. Pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És una obra molt coneguda entre la gent del ram però encara molt amagada darrera la fecunda arquitectura racionalista.

      Eliminar
  2. Magnífic article sobre un Mendelsohn per mi desconegut fins ara. M'explicaràs què és un encofrado? Sento aquesta paraula fa molt temps i mai m'en recordo de buscarla al diccionari. Ara mateix, et prefereixo a tu inifinitament.
    Té raó Einstein quan diu que l'edifici és orgànic. Jo no hauria sabut dir-ho així però l'entenc, el veig més proper un ser viu que a un edifici pròpiament dit. No sé si m'agrada però, en tot cas, m'intyeressa.
    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. L'encofrat és la capsa normalment de fusta que fa de motlle pel formigó tendre i no es treu fins que no endureixi (uns 21 dies). Jo el veig molt més petri que orgànic, com una roca magmàtica amb ulls. Una obra estranya al seu temps.

      Eliminar
  3. Me parece muy meritorio ser capaz de hacer algo tan parecido a un boceto que parece un garabato. En el video hay detalles que me gustan, pero el conjunto me da más bien dentera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿por qué dentera, JL? con lo suavecito que es..

      Eliminar
  4. Ver el paso del boceto (aunque boceto, vaya fuerza en el trazo...!) a la obra terminada es fantástico. Aunque, la verdad, no me produce mucha emoción el resultado final. No sé porqué le veo algo de búnker o de militar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisament es tracta de ser un búnker, Lluís, s'han de protegir les instalacions òptiques i els espectògrafs (i segurament dels espies ;) )

      Eliminar
  5. Al revés que al Lluís, a mi se'm salten les llàgrimes. No coneixia aquesta meravella.

    Que sàpigues que si no t'acompanyo és només per una qüestió econòmica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que sàpigues que jo, igual :( tantes coses de l'Alemania de l'Est DDR que jo veuria!

      Eliminar