viernes, 10 de diciembre de 2010

horror vacui


Cuando los niños son pequeños, dibujan con pocas líneas cualquier cosa. Después sus dibujos se atrofian y se rellenan con color y detalles. En la adolescencia, con razón la peor época de la vida, se obstinan en no dejar ningún hueco, les fascinan las archirecargadas letras de los graffiti, disfrutan de los cómics realistas. Suerte que con la edad algunos vuelven a la esencia.

Pero la mayoría gusta del ornamento: basta asomarse y ver cómo decoran muchas viviendas sus habitantes. Puede que el horror vacui que sufren se deba a una cultura artística insuficiente o a la necesidad de acumular que nuestra sociedad de consumo promueve.
Ante tal empacho visual, un buen remedio son las propuestas minimistas, cuyo fundador, el magnífico y soberano rey de la arquitectura, Mies Van der Rohe, resume diciendo "menos es más". Fue absolutamente coherente con sus principios y nos legó obras ascéticas como el pabellón de Barcelona del 29 o la butaca diseñada para este mismo edificio.






Las obras plásticas de los minimistas pueden parecer aburridas pero a mi me producen un gran impacto e incluso pueden estremecer, como este impresionante sol que me cautivó este verano en el Guggenheim, una simple superficie cóncava y amarilla empotrada en la pared.


Anish Kapoor Anish Kapoor stands with his sculpture entitled  'Yellow' at The Royal Academy on September 22, 2009 in London. The Anish Kapoor exhibition runs from September 26 to December 11, 2009 at The Royal Academy.
Yellow, escultura de Anish Kapoor
 Este purismo conlleva un problema: la obra se debe ejecutar a la perfección, las aristas bien acabadas, las entregas y juntas bien resueltas, no hay sitio para el error (quizás en España no tengamos artistas así, porque somos sumamente chapuceros, sobre todo en la edificación).

Sol Lewitt, maqueta para 4 bóvedas y una esfera
 Aunque la música no es campo de minimalismos, ya que repetir en el fondo es llenar, si que se intenta buscar poca variación y evitar cualquier adorno. No soy una entusiasta de Glass, pero hay fragmentos muy sugerentes como los que bailó la gran compañía de la Netherlands hace 2 cursos en el Liceu, de su gira Pantalla Silenciosa.

video

Cuando en una exposición, alguno suelta el tópico esto también lo sabe hacer un niño pequeño, me siento tentada a contestarle, efectivamente, los niños son verdaderos artistas, lástima que los mayores los mutilamos..Y ahora que vienen las artificiosas Navidades, nada como un buen ayuno previo.

8 comentarios:

  1. Una entrada muy sugerente. Cuando le digo a mi hija pequeña: "pero fíjate, hay mucho espacio, no dibujes sólo en un trocito", me lo pensaré dos veces, aunque la verdad es que sigo instrucciones de su profe.

    ResponderEliminar
  2. Respecte a l'últim punt, recordes la conferència de Ken Robinson "les escoles maten la creativitat"?

    ResponderEliminar
  3. El ejemplo más claro de horror vacui lo ví en un libro publicado por Taschen en el que se recogían dibujos realizados por enfermos mentales, esquizofrénicos la mayoría. Era curioso como, a pesar de no conocerse entre ellos, había ciertas similitudes en sus dibujos, y el horror vacui era la más evidente.

    ResponderEliminar
  4. Otra estimulante entrada poético-instructiva de las tuyas. Por eso te perdono lo de Glass (si llega a ser Nymann saco la ametralladora)

    Me has hecho pensar en que la historia del arte es como la de cada uno: Prehistoria esquemática-Barroco-Vuelta a la simplicidad. Pero también me has generado (más) dudas:

    ¿No sobrevaloramos-mitificamos el "arte" de los crios?
    Y a la inversa, ¿De verdad "eso" lo sabría hacer un niño pequeño?
    Y a raiz de lo de maac: ¿Por qué muchos niños hacen eso de pintar sólo en la esquinita? Y ¿por qué el profe de su niña no quiere?

    Me habeis dejado hecho polvo para todo el día.

    Por cierto: Has utilizado uno de los preludios de Bach que yo propuse para el tiki-taka del Barça. Por ser tú no te voy a acusar de plagio, y el video es precioso, pero ves con cuidado si no quieres acabar culé total.

    ResponderEliminar
  5. Maac, dale a tu niña un papel más pequeño y ya verás como no lo hace en un trocito. Otra cosa es que todo lo dibuje minúsculo. El mío me decía: no lo ves mama que esto es el cielo?
    Dolors, en Robinson va donar uns exemples equivocats a la xerrada, però en l'essència tenia força raó.
    Titus, no ha visto ese libro, salieron imágenes en el País y algunos de sus dibujos son extraordinarios. Además todos sufrimos en mayor o menor grado el horror vacui.
    JL, no se trata de sobrevalorar lo que hacen los peques, sino dejarles dibujar sin excesiva guía: un papel y un lápiz, nada más. Fuera todos esos cuadernos inútiles de colorear y manuales "cómo pintar". Que observen y que imaginen. No ven como nosotros, por tanto no entendemos qué hacen. Al final acaban proporcionando, abriendo el espacio, llenándolo de historias.

    ResponderEliminar
  6. ¿No será que el horror vacui es una expresión poco afortunada? Esas piezas minimalistas también son, de alguna manera, horror vacui, puesto que todo el espacio son la misma pieza. ¿Es malo el horror vacui?
    Mi niña no va dibujando por las esquinitas, hace sus propios universos flotantes en el centro de la página.
    Me encanta la idea de reducir el espacio, lo malo es que las hojas de dibujo vienen del cole cada viernes, imagínate la cara de la profe cuando el lunes llega la niña con su hojita partida en cuatro trozos diciendo que ha sido su papá.
    ¿Es horror vacui lo que hizo que nuestros hermanos primitivos pintaran en las paredes de las cuevas?

    ResponderEliminar
  7. tienes razón Maac, tendría que haberlo titulado "atracción al relleno", pero no queda tan poético. Nuestros hermanos cavernícolas pintaron las bestias como deseo de buena caza, no? Vete a saber lo que llegaron a dibujar y se ha borrado..

    ResponderEliminar
  8. No, me expliqué mal, el título de la entrada me parece acertadísimo, me refería a la expresión en general.

    ResponderEliminar