miércoles, 7 de enero de 2015

Elogio de la Sombra

Self-Portrait 1628 Oil on wood, 23 x 19 cm Rijksmuseum, Amsterdam

Rembrandt, con apenas veintidós años, experimenta con la sombra para esconder su rostro sin dejar de observarnos. Ilumina su lóbulo izquierdo hasta quemarlo. Con la punta del pincel graba el dibujo de los rizos. ARTE, mayúsculo. Para que luego digan que en Occidente la sombra no forma parte de la belleza. Tanikazi se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada